Las gemas. El ágata

Las gemas.

Bienvenidos una vez más al blog de Mahalo Lei. En esta ocasión vamos a empezar una recopilación de las gemas para que conozcáis un poco mejor los materiales que utilizamos en nuestras colecciones al elaborar los collares.

El ágata

 

¿Qué es?

El ágata es una piedra semipreciosa compuesta por cristales de cuarzo, debido a su formación presenta bandas de colores distintos que se asemejan a los anillos de los troncos de los árboles. Es una gema dura y resistente a los reactivos químicos.

¿Por qué se llama así?

El nombre “ágata” proviene del río Achates, ahora conocido con río Dirillo, al sur de Sicilia (Italia). Allí es donde se encontró la primera piedra y donde había una gran fuente de ellas.


¿Cómo se forman?

Las ágatas se forman en el interior de las piedras volcánicas. La sílice se deposita en su interior, si se llenan completamente se forma una masa sólida de ágata, pero habitualmente solo se llena parcialmente, por lo que  nos encontraremos con ágatas huecas. Los depósitos en etapas forman capas que, junto a las cavidades irregulares, hacen que cada ágata tenga un patrón y forma original, a demás de diversos colores. Esto dará multitud de variedades dentro del ágata…


¿Qué variedades existen?

Entre otras podemos encontrar:
Ágata musgosa. Se caracteriza por la presencia de “dibujos” que parecen plantas o musgos.
Ágata dendrítica. Esta variedad presenta formas de ramas.
Ágata turritella. Es la variedad negra del ágata e incluyen formas de caracoles marinos, llamados turritella.
Ágata lazo azul. Tiene tonalidades azules lo que es muy inusual en las ágatas.
Ágata gris. Una de las más apreciadas del mundo; a contra luz desprende un color iridiscente similar a los colores del ópalo noble.
Ágata bandeada de colores. Son las más conocidas.

 ¿De dónde vienen?

Los principales yacimientos  están en Brasil, Uruguay, México, Estados Unidos, India y Madagascar.

¿Cuál es su valor?

Antiguamente:

Se las valoraba según sus propiedades, había muchas creencias sobre los efectos de las ágatas.
En la época clásica, griegos y romanos, la consideraban sagrada. Se le atribuían poderes de seducción, también creían que incrementaba la capacidad del sistema inmunitario y favorecía el crecimiento y desarrollo de los niños.
En la India era el mejor remedio para las enfermedades de los ojos; en Egipto la utilizaban para curar picaduras de arañas y escorpiones; en Arabia las ágatas de Alepo se utilizaban como ojos en imágenes de los dioses por su semejanza a las pupilas rodeadas del iris; En el islam, según la tradición quién llevase un anillo de esta gema es protegido de percances y le proporcionaba longevidad.

En la actualidad:

El valor depende del número de yacimientos y puesto que no se considera una piedra escasa se tiene muy en cuenta el nivel de su elaboración y tratamiento. En Mahalo revisamos las ágatas que adquirimos una a una para comprobar que sean de primera calidad.

Ahora que ya sabemos más sobre las ágatas, solo queda… ¡Lucirlas!

Muchas gracias por haber leído nuestro post sobre el ágata, esperamos que os haya gustado. Si queréis que os hablemos de cualquier otro tema u os surgen dudas sobre este, no dudéis en contactar con nosotros en los comentarios o en las redes sociales